VIDEO CLIP DONDE TRABAJÉ EN EL MONTAJE

TEMA 1 DEL DISCO "UNDERGROUND" http://www.rock.com.ar/discos/6/6772.shtml http://www.myspace.com/decenadores http://www.fotolog.com/decenadores + videos DCN http://www.google.com.ar/search?q=DECENADORES&hl=es&biw=1280&bih=685&prmd=ivns&source=univ&tbm=vid&tbo=u&sa=X&ei=5tHcTZfXEITPhAfA4KWeDw&ved=0CD8QqwQ http://www.youtube.com/watch?v=WJk0yb3THP8 concientizame: http://vimeo.com/8830217

ALEA

____________________________________________ descargar PRIMER FESTIVAL DE LA CANCION POLACA
_____________________________________________
fOrrado de niño

FERDYDURKE

FERDYDURKE PAG 91 EDITORIAL SEIX BARRAL

FILIFOR FORRADO DE NIÑO [advertencia, esto q esta entre corchetes son intervenciones del re escritor]
(PREFACIO)

Antes de seguir con la trama de estas verdaderas memorias, deseo, a título de digresión, poner en el capítulo siguiente un cuento llamado “Filifor forrado de niño”. Habéis visto cómo el maliciosamente didáctico Pimko me procuró un culito infantil [el señor Z me entregaba su sentida perorata frente a la clase] habéis visto las convulsiones idealísticas de la juventud nuestra, la impotencia de vivir, la calamidad de la desproporción y desarmonía, la tristeza del artificio, la melancolía del aburrimiento, la ridiculez de la ficción, la tortura del anacronismo y las locuras de los culitos, de los rostros, como, además, de otras partes del cuerpo. [Ahora desde El Bolsón me parece algo lejano haber retomado la carrera de diseño de imagen y sonido, doce años después de mi primer materia aprobada: dibujo y maqueta con 10]
Habéis oído las palabras, palabras vulgares que luchaban con palabras nobles, y otras palabras igualmente huecas e inconcientes, recitadas por los pedagogos, y habéis presenciado cómo la cosa, compuesta por palabras vacías, terminó de modo infame en medio de unos visajes absurdos. Así, ya en la aurora de su juventud, el hombre se imbuye de fraseologías y muecas. En tal yunque se forja la madurez nuestra. En breve veréis otras muecas y otro duelo, la lucha mortal de los profesores G. L. Filifor de Leyden y Anti-Filifor de Colombo [goo gle ar], donde también aparecen palabras y partes del cuerpo. Mas no habrá que buscar por eso una vinculación estrecha entre esas dos partes de mi libro; y caería en un error el que creyese que, incorporando a mi obra el relato “Filifor forrado de niño”, no tuve únicamente el propósito de llenar un tanto el espacio libre del papel, disminuir en algo la enormidad de las hojas vacías, que me asustan.
Pero si los eminentes conocedores y sabios, los Pimkos especializados en el arte de construir el culcalo por intermedio de la crítica de lo que llamamos “defectos de la construcción”, me hiciesen este reparo: que, según ellos, el deseo de llenar un lugar vacío sobre el papel constituye una razón demasiado privada e insuficiente y que no es justo poner en una obra artística todo lo que en mi vida he escrito, contestaré que, según mi humilde convicción, las partes sueltas del cuerpo y, además, las palabras bastan para constituir un fortísimo esqueleto artísticamente constructivo. Y demostraré que mi construcción, en lo que se refiere a la lógica y la precisión, no cede a las más lógicas y precisas construcciones. Mirad: la parte básica del cuerpo, el bueno y domesticado cuculillo, está en la base; en el cuculao, pues, empieza toda acción; desde el cucuilo, como desde el tronco principal, emanan las bifurcaciones de partes sueltas, como, por ejemplo, la del dedo, del pie, de los brazos, ojos, dientes y orejas, y asimismo unas partes se convierten en otras gracias a sutiles y refinadas transformaciones. Y el rostro humano (comúnmente llamado también facha, jeta o carota) constituye la corona del árbol que con sus partes sueltas se levanta del tronco cuculiano; la facha, pues, concluye el ciclo que originó el buen cucucu. Después de haber alcanzado la facha, ¿qué es lo que me queda? Solamente volver atrás hacia las partes sueltas para llegar de nuevo al cuculiano punto de partida, y para ese fin sirve mi cuento “Filifor”. “Filifor” es un retroceso constructivo, un pasaje o, para expresarme con más precisión, una coda, un trino, o más bien un lapsus, un lapsus intestinal sin el cual nunca podría penetrar al tobillo izquierdo. ¿No es ésta una construcción férrea? ¿No basta para satisfacer las más especializadas exigencias? ¿Y qué me diréis cuando hayáis logrado descubrir aun otras y más profundas vinculaciones entre todas esas partes, diversos pasajes desde el dedo hacia el hígado, y cuando se os descubra el papel místico de algunas partes preferidas, el sentido secreto, además, de ciertas articulaciones y, por fin, tanto el conjunto de todas las partes como también las partes de todas las partes? Os aseguro que es ésta una construcción invaluable en el sentido de llenar el espacio; y con penetrantes análisis al respecto podéis llenar cien volúmenes, ocupando cada vez más sitio y logrando cada vez un sitio más alto y sentándoos cada vez más cómodamente y ampliamente en vuestro sitio. Pero ¿os gusta hacer pompas de jabón en las orillas del lago con el sol poniente, cuando los peces bailan en el agua y el pescador sentado en silencio se refleja de modo discreto en el espejo líquido de las aguas cristalinas?
Y os recomiendo mi método de intensificación por medio de la repetición, gracias a que, repitiendo sistemáticamente algunas palabras, giros, situaciones y partes, las intensifico forzando asimismo el efecto de la unidad del estilo casi hasta los límites de lo maniático. ¡Por la repetición, por la repetición se crea la mitología! Observad, sin embargo, que tal construcción parcial no sólo es una construcción, sino que en verdad constituye toda una filosofía, la cual presentaré aquí bajo la forma livianita y burbujeante de un folletín gracioso. Decidme, ¿cómo pensáis?, ¿acaso, según vuestra opinión, el lector no asimila sólo partes y sólo en partes? Lee, digamos, una parte o un pedazo y se interrumpe para, dentro de algún tiempo, leer otro pedazo; y a menudo ocurre que empieza desde el medio o, incluso, desde el final, prosiguiendo desde atrás hacia el principio. A veces ocurre que lee dos o tres pedazos y lo deja… y no es porque no le interese, sino porque algo distinto se la ha ocurrido. Pero aun en el caso de leer el todo, ¿creéis que lo abarcará con la mirada y sabrá apreciar la armonía constructiva de las partes, si un especialista no le dice algo al respecto? ¿Para eso, pues, el autor, durante años, corta, ajusta, arregla, suda, sufre y se esfuerza: para que el especialista diga al lector que la construcción es buena? ¡Pero vayamos, más lejos aún, al campo de la experiencia cotidiana! ¿No ocurre acaso que cualquier llamada telefónica o cualquier mosca puede distraer al lector de la lectura justamente en ese supremo momento en que todas las partes y tramas se juntan en la unidad de la solución final? ¿Y si en ese momento entrase, digamos, su hermano y dijese algo? La noble labor del escritor se echa a perder a causa de una mosca, un hermano, o un teléfono. ¡Oh, malas mosquitas!, ¿por qué picáis a hombres que ya perdieron la cola y no tienen con qué defenderse? Mas preguntemos todavía si aquella obra vuestra, única, excepcional y tan trabajada, no constituye sólo una partícula de treinta mil otras obras, también únicas y excepcionales, que aparecen en el transcurso del año. ¡Malditas y terribles partes! ¡Para eso, pues, construimos el todo: para que una partícula de la parte del lector asimile una partícula de la parte de la obra y sólo en parte!
Es difícil no hacer chistes burbujeantes sobre este tema. No se puede eludir el chistecito. Porque ya desde hace tiempo hemos aprendido a eludir con una broma lo que nos embroma en forma demasiado mordaz e hiriente. ¿Aparecerá algún día el genio de la seriedad que sepa afrontar ciertas mezquindades realistas de la vida sin caer en una torpe risotada? ¡Ay, pobre de ti, tono mío, mi tono de burbujeante folletín! Pero observemos todavía (para apurar hasta las heces el cáliz de la partícula) que aquellos cánones y principios de la construcción, que nos esclavizan tanto, son producto de una parte solamente… y de una parte por cierto bastante insignificante. Una pequeña partícula del mundo, un mundito no mayor que el dedo meñique, un estrecho gremio de profesionales y estetas que puede caber, todo él, en una confitería, amasándose sin cesar, extrae de sí postulados cada vez más refinados. Pero lo peor es que esos gustos ni siquiera son gustos de verdad; no, vuestra construcción les agrada sólo en parte, mucho más les gustan sus propios conocimientos acerca de la construcción. ¿Así que el creador trata de lucir su capacidad constructiva sólo para que el conocedor pueda lucir sus conocimientos al respecto? Silencio, sss… misterio; he aquí que el creador crea, arrodillado ante el altar del arte, pensando en la obra cumbre, en la armonía, precisión, espíritu y superación; he aquí que el conocedor se da ha conocer profundizando la creación del creador en un profundo estudio -después de lo cual la obra va a los lectores-, y, lo que era engendrado con sudor total y completo, es recibido de modo sumamente parcial entre la mosca y el teléfono. Las pequeñas realidades os matan. Sois como quien desafía al monstruo a pelear; pero un perrito os pondrá la carne de gallina.
Y también preguntaré (para apurar todavía un trago de la copa de las partículas) si, conforme a vuestro juicio, una obra construida sobre todos los cánones expresa el todo o sólo una parte del todo. ¡Bah! [“el todo no está dado ni puede darse” Henri Bergson] ¿No consistiría la forma en la eliminación, no sería la construcción un empobrecimiento; puede expresar el verbo algo más que una parte de la realidad? El resto es silencio. Por fin, ¿somos nosotros los que creamos la forma o más bien es ella la que nos crea? Bah, bah, conocí hace años a un escritor al cual, al comienzo de su carrera literaria, le salió un libro heroico en sumo grado. Por pura casualidad, ya en sus primeras palabras golpeó la tecla heroica, aunque hubiese podido igualmente empezar de modo escéptico o, por ejemplo, lírico; pero las primeras frases le salieron heroicas, en vista de lo cual, y teniendo en cuanta la armonía de la construcción, ya era imposible no intensificar y graduar el heroísmo hasta el final. Y tanto pulía, redondeaba y perfeccionaba, tanto ajustaba el comienzo al final y el final al comienzo que de todo eso resultó una obra llena de vitalidad y de la más profunda convicción.
¿Qué le quedaba por hacer, entonces, con esta su más profunda convicción? ¿Puede un creador responsable de su verbo confesar que todo eso sólo le vino por sí solo a la pluma y le salió heroico, y que su más profunda convicción, en realidad, no es ni mucho menos su más profunda convicción, sino que, no se sabe cómo, desde el exterior se le pegó, prendió y adosó? ¡Imposible! En vano el avergonzado héroe de su heroísmo se avergonzaba y se ocultaba, tratando de zafarse de esa partícula suya; la partícula, tras haberlo agarrado bien, ya no quería soltarlo, y tuvo que adaptarse bien a su partícula. Y tanto se adaptaba que, al final de su carrera literaria, se volvió idéntico a aquella, heroico…, acobardado por su heroísmo. Pero eludía a toda costa a sus camaradas y compañeros del período de maduración, porque ellos no dejaban de extrañarse frente al todo que tan bien supo ajustarse a su papel. Y le gritaban:
-¡Eh, Picho! ¿Recuerdas aquel ombligo… aquel ombligo…? ¡Picho, Picho, Picho! ¿Recuerdas el ombligo sobre el prado verde? El ombligo. El ombligo, Picho, ¿dónde está?
Ésas, pues, son las fundamentales, capitales y filosóficas razones que me indujeron a edificar la obra sobre la base de partes sueltas -conceptuando la obra como una partícula de la obra- y tratando al hombre como una fusión de partes de cuerpo y partes de alma, mientras que a la humanidad entera la trato como una mezcla de partes. Pero, si alguien me hiciese tal objeción: que esta parcial concepción mía no es, en verdad, ninguna concepción, sino una mofa, chanza, fisga y engaño, y que yo, en vez de sujetarme a severas y cánones del Arte, estoy intentando burlarlas por medio de irresponsables chungas, zumbas y muecas, contestaría que sí, que es cierto, que justamente tales son mis propósitos. Y, por Dios -no vacilo en confesarlo-, yo deseo zafarme tanto de vuestro Arte, señores, como de vosotros mismos, ¡pues no puedo soportaros junto con vuestro Arte, vuestras concepciones, vuestra actitud artística y todo vuestro medio artístico!
Señores, existen sobre la tierra ambientes menos o más ridículos, menos o más infamantes, vergonzosos y humillantes, y asimismo la cantidad de estupidez no es igual en todas partes. Así, por ejemplo, el medio de los peluqueros me parece, a primera vista, más sujeto a la tontería que el medio de los zapateros. Pero lo que sucede en el medio artístico del orbe supera todos los récords de la estupidez y la infamia, hasta tal punto que un hombre normalmente decente y equilibrado no puede dejar de inclinar su rostro, inundado por el sudor de la vergüenza, frente a esas orgías infantiles y pretenciosas. ¡Oh, esos cantos sublimes que nadie escucha! ¡Oh, los coloquios de los enterados y el frenesí en los conciertos y aquellas íntimas iniciaciones, y aquellas valorizaciones y discusiones, y los rostros mismos de esas personas cuando declaman o escuchan, celebrando entre sí el santo misterio de lo bello! ¿Por qué dolorosa antinomia todo lo que hacéis o decís, justamente en este terreno, se convierte en ridiculez y vergüenza? Si durante el curso de los siglos, un medio social cae en tales convulsiones de tontería, entonces, casi en toda seguridad, se puede arriesgar el juicio de que sus concepciones no responden a la realidad, de que, sencillamente, vive de falsas concepciones. Pues, sin duda alguna, las concepciones vuestras constituyen la cumbre de la ingenuidad concepcionalista; [no podes agarrar y decirle que toda la vida estuviste hecho un estúpido, no te das cuenta] y, si queréis saber cómo y en qué sentido habría que transformarlas, y cuál debería ser la concepción justa y no ridícula, os lo puedo decir en seguida, pero tenéis que prestar oído.
¿Qué es, en realidad, lo que se imagina aquel que, en nuestros tiempos, siente la vocación de la pluma, del pincel o del clarinete? Él, ante todo, quiere ser artista. Quiere crear arte. Anhela, entonces, con la belleza, la bondad y la verdad, alimentarse a sí mismo y a sus conciudadanos, se propone ser vate, bardo, sacerdote y regalarse en su ser a los demás, quemarse en el altar de lo sublime, procurando a la humanidad ese maná celestial tan deseado. Además quiere dedicar su talento al servicio de la idea, y quizá conducir a la humanidad o a la nación al mejor futuro. ¡Qué fines más nobles! ¡Qué magníficos propósitos! ¿No eran tales, acaso, los fines y propósitos de Shakespeare, Goethe, Beethoven o Chopin? Aquí está el caso, sin embargo, de que vosotros no sois Chopines ni Shakespeares, sino a lo mejor, semi-Shakespeare y cuartos de Chopin (¡Oh, malditas partes!) y, por consiguiente, esa actitud sólo destaca vuestra triste inferioridad e insuficiencia, y parecería como si quisierais saltar por fuerza al pedestal, rompiéndoos en torpes saltos vuestras partes del cuerpo más preciosas.
Creedme: existe una gran diferencia entre el artista que ya se ha realizado y aquella muchedumbre infinita de semiartistas y cuartos de bardo que se empeñan en realizarse. Y lo que queda bien en el genio, en vosotros suena de modo distinto. Mas vosotros, en vez de procuraros concepciones y opiniones según vuestra propia medida y concordantes con vuestra realidad, os adornáis con plumas ajenas; y he aquí por qué os transformáis en eternos candidatos y aspirantes a la grandeza y la perfección, eternamente impotentes y siempre mediocres; os volvéis sirvientes, alumnos y admiradores del Arte, que os mantiene en la antesala. Resulta terrible, por cierto, ver cómo os esforzáis para lograr el fracaso, cómo se os repite vez tras vez que todavía no, que no es eso, y vosotros, sin embargo, de nuevo empujáis con otra obra; y cómo tratáis de imponer esas obras, cómo os consoláis con pobres, secundarios éxitos, regalándoos mutuamente cumplidos, organizando banquetes y buscando cada vez nuevas mentiras para justificar vuestra razón de ser, tan sospechosa. Y ni siquiera tenéis el consuelo de que, para vosotros mismos, lo que escribís y fabricáis tenga algún valor. Porque todo eso es sólo imitación, es aprendido de los maestros, y vosotros no hacéis otra cosa que agarraros al faldón de los genios, repitiendo tras ellos y peor que ellos, produciendo hacinamiento allí donde no hay lugar para el hacinamiento. Vuestra situación es falsa y, siendo falsa, tiene que engendrar frutos amargos, y ya dentro de vuestro gremio crecen el mutuo desdén, la malicia y la desestimación, cada uno desprecia al otro y, además, a sí mismo; constituís una hermandad de autodesprecio… y, al final, os desestimaréis a muerte [ o vengan a ver a dónde fue a parar el sueño hippie] ¿En qué, pues, consiste la situación del escritor secundario, sino en un solo y gran repudio? El primer y despiadado repudio se lo aplica el lector común, que terminantemente te niega a gozar de sus obras. El segundo e infame repudio se lo aplica su propia realidad, que él no supo expresar, siendo copiador e imitador de los maestros. Pero el tercer repudio y puntapié, el más infamante de todos, le viene de parte del Arte, en el que quiso refugiarse, y el cual lo desprecia por incapaz e insuficiente. Y esto ya colma la medida del oprobio. Aquí comienza la completa orfandad. Esto ocasiona que el secundario se convierta en objeto de una burla general, bajo el fuego graneado del repudio. En verdad ¿qué se puede esperar de un hombre repudiado tres veces y cada vez con más oprobio? ¿Acaso un hombre así acabado no debería desaparecer, esconderse en alguna parte para que no se le viera? ¿Acaso la insuficiencia, desfilante en pleno día, ansiosa de honores, no debe provocar hipo al universo?
Pero antes contestadme si, según vuestra opinión, las peras de agua son mejores y más jugosas que las peras de tierra, o si más bien estáis inclinados a conceder la primacía a éstas sobre aquéllas. ¡Oprobio, oprobio, señores; oprobio, oprobio, oprobio! No, no soy filósofo ni teórico, no; yo hablo de vosotros, me refiero a vuestra vida; comprendedlo, a mí me duele sólo vuestra situación personal. No es posible deshacerse. Hay el nopodermiento de romper la placenta que une con el rechazo humano. El alma rechazada -la flor no olida-, los bombones que anhelaban gustar a alguien y no gustaron -la mujer desdeñada-, siempre me ocasionaban un dolor casi físico; no se soporta esa irrealización, y cuando encuentro en la calle a algún artista y veo que el vulgar repudio está en la base de su existencia, que cada gesto suyo, palabra, fe, entusiasmo, coma, ofensa, concepción e ilusión huelen al común, desagradable repudio, me avergüenzo. Y me avergüenzo no por tener compasión por él, sino porque convivo con él; y su quimera me hiere en mi dignidad humana. Creedme, urge reformar la actitud del escritor secundario, pues, sino, todo el mundo caerá en un malestar muy serio. Y hay que asombrarse de que personas dedicadas exprofeso al perfeccionamiento del estilo y, cabría suponer, sensibles a la forma permitan sin una protesta ser colocadas en una situación tan pretenciosa y falsa. ¿Acaso no comprenden que, justamente desde el punto de vista del estilo y la forma, no hay nada más funesto en sus efectos? Pues el que se encuentra en una situación artificial no puede emitir ni una palabra que no sea artificial, y todo lo que diga, haga o piense se dirigirá forzosamente contra él y en su perjuicio.
¿Cuál, entonces -preguntaréis-, debería ser la concepción nuestra para que podamos os por fin de modo más adecuado a nuestra realidad, más razonablemente y a la vez más soberano? Señores, no está dentro de vuestras posibilidades convertiros sin más, de hoy para mañana, en maduros vates; podéis, sin embargo, en cierta medida, sanear esos males y recuperar la soberanía perdida, alejándoos de aquel arte que os procura un cuculio tan molesto. Ante todo, romped de una vez con esa palabra: Arte, y también con esa otra: artista. Dejaos de hundiros en esas palabras que repetís con la monotonía de la eternidad. ¿No será cierto que cada uno es artista? ¿No será que la humanidad crea el Arte no sólo sobre el papel y la tela, sino en cada momento de la vida cotidiana? Cuando la doncella se pone una rosa, cuando en una charla amena se nos escapa un chiste jocoso, cuando alguien se confía al crepúsculo, todo eso no es otra cosa sino Arte. Para qué, entonces, esa división tremenda: Ah, yo soy artista, yo creo el Arte, si más conveniente sería decir, con sencillez: Yo, quizá, me ocupo del Arte un poco más que otras personas. Y, en segundo lugar ¿por qué ese culto, esa admiración para ese solo arte que se expresa en lo que llamamos “obras”? ¿De dónde sacasteis esa ingenuidad de que el hombre admira tanto las obras del Arte y nos desmayamos y morimos de pasmo escuchando una sinfonía de Beethoven? ¿Nunca os vino a la cabeza cuán impura, mezclada y agudamente inmadura es esta región de la cultura, región que queréis encerrar en vuestra fraseología simplista? El error que monótona y comúnmente cometéis consiste, sobre todo, en eso: que reducís el contacto del hombre con el Arte casi exclusivamente a la emoción estética, concibiendo a la vez ese contacto en un sentido demasiado particular y apartado, justamente como si cada uno conviviese con él en la soledad más absoluta, herméticamente aislado de los demás hombres. Pero, en realidad, aquí se efectúa una fusión de gran número de emociones diferentes, todavía multiplicadas por una fusión de muchos y diferentes hombres que mutuamente te influyen y sugestionan, induciéndose a estados de alma colectivos.
Así, cuando el pianista aporrea a Chopin sobre el estrado, decís: El encanto de la música de Chopin, en la congenial interpretación del gran pianista, arrastró y encantó a los oyentes. Mas posiblemente, y en realidad, casi ninguno de los oyentes quedó encantado. Es posible que, si ellos no hubiesen sabido que Chopin era un gran genio y aquel pianista un gran pianista, habrían recibido la cosa con menos encanto. También es posible que, si cada uno de ellos, pálido por el entusiasmo, aplaude, grita y se contorsiona, esto se deba a que los demás también aplauden y se contorsionan; porque cada uno cree que los demás experimentan un goce enorme, una conmoción supraterrestre, y por eso él también empieza a demostrar señales de goce; y de este modo puede ocurrir que en la sala nadie en absoluto sea encantado directa e inmediatamente y sin embargo, todos estén mostrando efectos de un excepcional encanto, pues cada uno se adapta a las manifestaciones y exteriorizaciones de su vecino. Y solamente cuando todos, en conjunto, se hayan excitado y obligado entre sí a los aplausos, gritos, rubores y elogios, sólo entonces digo, esas manifestaciones engendrarán en ellos el sentimiento de goce y admiración; porque debemos adaptar nuestros sentimientos a nuestras manifestaciones. Pero también es cierto que escuchando aquella música cumplimos algo como un acto religioso y ritual; y, así como participamos en la santa misa piadosamente postrados y arrodillados, del mismo modo participamos en un concierto de Chopin postrándonos ante el dios de lo bello; y en este caso nuestra admiración constituye sólo un acto de formal homenaje. ¿Quién, sin embargo, podría decir cuánto hay, en eso bello, de verdaderamente bello y cuánto de procesos histórico-sociológicos? Bah, bah

más del libro de Gombrowicz

más del libro de Gombrowicz
el rol del arte y los que se ocupan un poco más de él

En cuanto a la forma

En cuanto a la forma
versus la INMADUREZ

LO EXTRICTAMENTE POLACO

LO EXTRICTAMENTE POLACO
Tratarlo como si lo importante fuese una tontera del pasado

despedida ANTICÁTEDRA

despedida ANTICÁTEDRA
recomendamos LA LECTURA ( buscar) Del cuento del profesor Filifor, esta en la web!!!!

EXTRACTOS GOMBROWICZ, WITOLD

FERDYDURKE PAG 91 EDITORIAL SEIX BARRAL

FILIFOR FORRADO DE NIÑO     [advertencia, esto q esta entre corchetes son intervenciones del re escritor]
(PREFACIO)

Antes de seguir con la trama de estas verdaderas memorias, deseo, a título de digresión, poner en el capítulo siguiente un cuento llamado “Filifor forrado de niño”. Habéis visto cómo el maliciosamente didáctico Pimko me procuró un culito infantil [el señor Z me entregaba su sentida perorata frente a la clase] habéis visto las convulsiones idealísticas de la juventud nuestra, la impotencia de vivir, la calamidad de la desproporción y desarmonía, la tristeza del artificio, la melancolía del aburrimiento, la ridiculez de la ficción, la tortura del anacronismo y las locuras de los culitos, de los rostros, como, además, de otras partes del cuerpo. [Ahora desde El Bolsón me parece algo lejano haber retomado la carrera de diseño de imagen y sonido, doce años después de mi primer materia aprobada: dibujo y maqueta con 10]
Habéis oído las palabras, palabras vulgares que luchaban con palabras nobles, y otras palabras igualmente huecas e inconcientes, recitadas por los pedagogos, y habéis presenciado cómo la cosa, compuesta por palabras vacías, terminó de modo infame en medio de unos visajes absurdos. Así, ya en la aurora de su juventud, el hombre se imbuye de fraseologías y muecas. En tal yunque se forja la madurez nuestra. En breve veréis otras muecas y otro duelo, la lucha mortal de los profesores G. L. Filifor de Leyden y Anti-Filifor de Colombo [goo gle ar], donde también aparecen palabras y partes del cuerpo. Mas no habrá que buscar por eso una vinculación estrecha entre esas dos partes de mi libro; y caería en un error el que creyese que, incorporando a mi obra el relato “Filifor forrado de niño”, no tuve únicamente el propósito de llenar un tanto el espacio libre del papel, disminuir en algo la enormidad de las hojas vacías, que me asustan.
Pero si los eminentes conocedores y sabios, los Pimkos especializados en el arte de construir el culcalo por intermedio de la crítica de lo que llamamos “defectos de la construcción”, me hiciesen este reparo: que, según ellos, el deseo de llenar un lugar vacío sobre el papel constituye una razón demasiado privada e insuficiente y que no es justo poner en una obra artística todo lo que en mi vida he escrito, contestaré que, según mi humilde convicción, las partes sueltas del cuerpo y, además, las palabras bastan para constituir un fortísimo esqueleto artísticamente constructivo. Y demostraré que mi construcción, en lo que se refiere a la lógica y la precisión, no cede a las más lógicas y precisas construcciones. Mirad: la parte básica del cuerpo, el bueno y domesticado cuculillo, está en la base; en el cuculao, pues, empieza toda acción; desde el cucuilo, como desde el tronco principal, emanan las bifurcaciones de partes sueltas, como, por ejemplo, la del dedo, del pie, de los brazos, ojos, dientes y orejas, y asimismo unas partes se convierten en otras gracias a sutiles y refinadas transformaciones. Y el rostro humano (comúnmente llamado también facha, jeta o carota) constituye la corona del árbol que con sus partes sueltas se levanta del tronco cuculiano; la facha, pues, concluye el ciclo que originó el buen cucucu. Después de haber alcanzado la facha, ¿qué es lo que me queda? Solamente volver atrás hacia las partes sueltas para llegar de nuevo al cuculiano punto de partida, y para ese fin sirve mi cuento “Filifor”. “Filifor” es un retroceso constructivo, un pasaje o, para expresarme con más precisión, una coda, un trino, o más bien un lapsus, un lapsus intestinal sin el cual nunca podría penetrar al tobillo izquierdo. ¿No es ésta una construcción férrea? ¿No basta para satisfacer las más especializadas exigencias? ¿Y qué me diréis cuando hayáis logrado descubrir aun otras y más profundas vinculaciones entre todas esas partes, diversos pasajes desde el dedo hacia el hígado, y cuando se os descubra el papel místico de algunas partes preferidas, el sentido secreto, además, de ciertas articulaciones y, por fin, tanto el conjunto de todas las partes como también las partes de todas las partes? Os aseguro que es ésta una construcción invaluable en el sentido de llenar el espacio; y con penetrantes análisis al respecto podéis llenar cien volúmenes, ocupando cada vez más sitio y logrando cada vez un sitio más alto y sentándoos cada vez más cómodamente y ampliamente en vuestro sitio. Pero ¿os gusta hacer pompas de jabón en las orillas del lago con el sol poniente, cuando los peces bailan en el agua y el pescador sentado en silencio se refleja de modo discreto en el espejo líquido de las aguas cristalinas?
Y os recomiendo mi método de intensificación por medio de la repetición, gracias a que, repitiendo sistemáticamente algunas palabras, giros, situaciones y partes, las intensifico forzando asimismo el efecto de la unidad del estilo casi hasta los límites de lo maniático. ¡Por la repetición, por la repetición se crea la mitología! Observad, sin embargo, que tal construcción parcial no sólo es una construcción, sino que en verdad constituye toda una filosofía, la cual presentaré aquí bajo la forma livianita y burbujeante de un folletín gracioso. Decidme, ¿cómo pensáis?, ¿acaso, según vuestra opinión, el lector no asimila sólo partes y sólo en partes? Lee, digamos, una parte o un pedazo y se interrumpe para, dentro de algún tiempo, leer otro pedazo; y a menudo ocurre que empieza desde el medio o, incluso, desde el final, prosiguiendo desde atrás hacia el principio. A veces ocurre que lee dos o tres pedazos y lo deja… y no es porque no le interese, sino porque algo distinto se la ha ocurrido. Pero aun en el caso de leer el todo, ¿creéis que lo abarcará con la mirada y sabrá apreciar la armonía constructiva de las partes, si un especialista no le dice algo al respecto? ¿Para eso, pues, el autor, durante años, corta, ajusta, arregla, suda, sufre y se esfuerza: para que el especialista diga al lector que la construcción es buena? ¡Pero vayamos, más lejos aún, al campo de la experiencia cotidiana! ¿No ocurre acaso que cualquier llamada telefónica o cualquier mosca puede distraer al lector de la lectura justamente en ese supremo momento en que todas las partes y tramas se juntan en la unidad de la solución final? ¿Y si en ese momento entrase, digamos, su hermano y dijese algo? La noble labor del escritor se echa a perder a causa de una mosca, un hermano, o un teléfono. ¡Oh, malas mosquitas!, ¿por qué picáis a hombres que ya perdieron la cola y no tienen con qué defenderse? Mas preguntemos todavía si aquella obra vuestra, única, excepcional y tan trabajada, no constituye sólo una partícula de treinta mil otras obras, también únicas y excepcionales, que aparecen en el transcurso del año. ¡Malditas y terribles partes! ¡Para eso, pues, construimos el todo: para que una partícula de la parte del lector asimile una partícula de la parte de la obra y sólo en parte!
Es difícil no hacer chistes burbujeantes sobre este tema. No se puede eludir el chistecito. Porque ya desde hace tiempo hemos aprendido a eludir con una broma lo que nos embroma en forma demasiado mordaz e hiriente. ¿Aparecerá algún día el genio de la seriedad que sepa afrontar ciertas mezquindades realistas de la vida sin caer en una torpe risotada? ¡Ay, pobre de ti, tono mío, mi tono de burbujeante folletín! Pero observemos todavía (para apurar hasta las heces el cáliz de la partícula) que aquellos cánones y principios de la construcción, que nos esclavizan tanto, son producto de una parte solamente… y de una parte por cierto bastante insignificante. Una pequeña partícula del mundo, un mundito no mayor que el dedo meñique, un estrecho gremio de profesionales y estetas que puede caber, todo él, en una confitería, amasándose sin cesar, extrae de sí postulados cada vez más refinados. Pero lo peor es que esos gustos ni siquiera son gustos de verdad; no, vuestra construcción les agrada sólo en parte, mucho más les gustan sus propios conocimientos acerca de la construcción. ¿Así que el creador trata de lucir su capacidad constructiva sólo para que el conocedor pueda lucir sus conocimientos al respecto? Silencio, sss… misterio; he aquí que el creador crea, arrodillado ante el altar del arte, pensando en la obra cumbre, en la armonía, precisión, espíritu y superación; he aquí que el conocedor se da ha conocer profundizando la creación del creador en un profundo estudio -después de lo cual la obra va a los lectores-, y, lo que era engendrado con sudor total y completo, es recibido de modo sumamente parcial entre la mosca y el teléfono. Las pequeñas realidades os matan. Sois como quien desafía al monstruo a pelear; pero un perrito os pondrá la carne de gallina.
Y también preguntaré (para apurar todavía un trago de la copa de las partículas) si, conforme a vuestro juicio, una obra construida sobre todos los cánones expresa el todo o sólo una parte del todo. ¡Bah! [“el todo no está dado ni puede darse” Henri Bergson] ¿No consistiría la forma en la eliminación, no sería la construcción un empobrecimiento; puede expresar el verbo algo más que una parte de la realidad? El resto es silencio. Por fin, ¿somos nosotros los que creamos la forma o más bien es ella la que nos crea? Bah, bah, conocí hace años a un escritor al cual, al comienzo de su carrera literaria, le salió un libro heroico en sumo grado. Por pura casualidad, ya en sus primeras palabras golpeó la tecla heroica, aunque hubiese podido igualmente empezar de modo escéptico o, por ejemplo, lírico; pero las primeras frases le salieron heroicas, en vista de lo cual, y teniendo en cuanta la armonía de la construcción, ya era imposible no intensificar y graduar el heroísmo hasta el final. Y tanto pulía, redondeaba y perfeccionaba, tanto ajustaba el comienzo al final y el final al comienzo que de todo eso resultó una obra llena de vitalidad y de la más profunda convicción.
¿Qué le quedaba por hacer, entonces, con esta su más profunda convicción? ¿Puede un creador responsable de su verbo confesar que todo eso sólo le vino por sí solo a la pluma y le salió heroico, y que su más profunda convicción, en realidad, no es ni mucho menos su más profunda convicción, sino que, no se sabe cómo, desde el exterior se le pegó, prendió y adosó? ¡Imposible! En vano el avergonzado héroe de su heroísmo se avergonzaba y se ocultaba, tratando de zafarse de esa partícula suya; la partícula, tras haberlo agarrado bien, ya no quería soltarlo, y tuvo que adaptarse bien a su partícula. Y tanto se adaptaba que, al final de su carrera literaria, se volvió idéntico a aquella, heroico…, acobardado por su heroísmo. Pero eludía a toda costa a sus camaradas y compañeros del período de maduración, porque ellos no dejaban de extrañarse frente al todo que tan bien supo ajustarse a su papel. Y le gritaban:
-¡Eh, Picho! ¿Recuerdas aquel ombligo… aquel ombligo…? ¡Picho, Picho, Picho! ¿Recuerdas el ombligo sobre el prado verde? El ombligo. El ombligo, Picho, ¿dónde está?
Ésas, pues, son las fundamentales, capitales y filosóficas razones que me indujeron a edificar la obra sobre la base de partes sueltas -conceptuando la obra como una partícula de la obra- y tratando al hombre como una fusión de partes de cuerpo y partes de alma, mientras que a la humanidad entera la trato como una mezcla de partes. Pero, si alguien me hiciese tal objeción: que esta parcial concepción mía no es, en verdad, ninguna concepción, sino una mofa, chanza, fisga y engaño, y que yo, en vez de sujetarme a severas y cánones del Arte, estoy intentando burlarlas por medio de irresponsables chungas, zumbas y muecas, contestaría que sí, que es cierto, que justamente tales son mis propósitos. Y, por Dios -no vacilo en confesarlo-, yo deseo zafarme tanto de vuestro Arte, señores, como de vosotros mismos, ¡pues no puedo soportaros junto con vuestro Arte, vuestras concepciones, vuestra actitud artística y todo vuestro medio artístico!
Señores, existen sobre la tierra ambientes menos o más ridículos, menos o más infamantes, vergonzosos y humillantes, y asimismo la cantidad de estupidez no es igual en todas partes. Así, por ejemplo, el medio de los peluqueros me parece, a primera vista, más sujeto a la tontería que el medio de los zapateros. Pero lo que sucede en el medio artístico del orbe supera todos los récords de la estupidez y la infamia, hasta tal punto que un hombre normalmente decente y equilibrado no puede dejar de inclinar su rostro, inundado por el sudor de la vergüenza, frente a esas orgías infantiles y pretenciosas. ¡Oh, esos cantos sublimes que nadie escucha! ¡Oh, los coloquios de los enterados y el frenesí en los conciertos y aquellas íntimas iniciaciones, y aquellas valorizaciones y discusiones, y los rostros mismos de esas personas cuando declaman o escuchan, celebrando entre sí el santo misterio de lo bello! ¿Por qué dolorosa antinomia todo lo que hacéis o decís, justamente en este terreno, se convierte en ridiculez y vergüenza? Si durante el curso de los siglos, un medio social cae en tales convulsiones de tontería, entonces, casi en toda seguridad, se puede arriesgar el juicio de que sus concepciones no responden a la realidad, de que, sencillamente, vive de falsas concepciones. Pues, sin duda alguna, las concepciones vuestras constituyen la cumbre de la ingenuidad concepcionalista; [no podes agarrar y decirle que toda la vida estuviste hecho un estúpido, no te das cuenta] y, si queréis saber cómo y en qué sentido habría que transformarlas, y cuál debería ser la concepción justa y no ridícula, os lo puedo decir en seguida, pero tenéis que prestar oído.
¿Qué es, en realidad, lo que se imagina aquel que, en nuestros tiempos, siente la vocación de la pluma, del pincel o del clarinete? Él, ante todo, quiere ser artista. Quiere crear arte. Anhela, entonces, con la belleza, la bondad y la verdad, alimentarse a sí mismo y a sus conciudadanos, se propone ser vate, bardo, sacerdote y regalarse en su ser a los demás, quemarse en el altar de lo sublime, procurando a la humanidad ese maná celestial tan deseado. Además quiere dedicar su talento al servicio de la idea, y quizá conducir a la humanidad o a la nación al mejor futuro. ¡Qué fines más nobles! ¡Qué magníficos propósitos! ¿No eran tales, acaso, los fines y propósitos de Shakespeare, Goethe, Beethoven o Chopin? Aquí está el caso, sin embargo, de que vosotros no sois Chopines ni Shakespeares, sino a lo mejor, semi-Shakespeare y cuartos de Chopin (¡Oh, malditas partes!) y, por consiguiente, esa actitud sólo destaca vuestra triste inferioridad e insuficiencia, y parecería como si quisierais saltar por fuerza al pedestal, rompiéndoos en torpes saltos vuestras partes del cuerpo más preciosas.
Creedme: existe una gran diferencia entre el artista que ya se ha realizado y aquella muchedumbre infinita de semiartistas y cuartos de bardo que se empeñan en realizarse. Y lo que queda bien en el genio, en vosotros suena de modo distinto. Mas vosotros, en vez de procuraros concepciones y opiniones según vuestra propia medida y concordantes con vuestra realidad, os adornáis con plumas ajenas; y he aquí por qué os transformáis en eternos candidatos y aspirantes a la grandeza y la perfección, eternamente impotentes y siempre mediocres; os volvéis sirvientes, alumnos y admiradores del Arte, que os mantiene en la antesala. Resulta terrible, por cierto, ver cómo os esforzáis para lograr el fracaso, cómo se os repite vez tras vez que todavía no, que no es eso, y vosotros, sin embargo, de nuevo empujáis con otra obra; y cómo tratáis de imponer esas obras, cómo os consoláis con pobres, secundarios éxitos, regalándoos mutuamente cumplidos, organizando banquetes y buscando cada vez nuevas mentiras para justificar vuestra razón de ser, tan sospechosa. Y ni siquiera tenéis el consuelo de que, para vosotros mismos, lo que escribís y fabricáis tenga algún valor. Porque todo eso es sólo imitación, es aprendido de los maestros, y vosotros no hacéis otra cosa que agarraros al faldón de los genios, repitiendo tras ellos y peor que ellos, produciendo hacinamiento allí donde no hay lugar para el hacinamiento. Vuestra situación es falsa y, siendo falsa, tiene que engendrar frutos amargos, y ya dentro de vuestro gremio crecen el mutuo desdén, la malicia y la desestimación, cada uno desprecia al otro y, además, a sí mismo; constituís una hermandad de autodesprecio… y, al final, os desestimaréis a muerte [ o vengan a ver a dónde fue a parar el sueño hippie] ¿En qué, pues, consiste la situación del escritor secundario, sino en un solo y gran repudio? El primer y despiadado repudio se lo aplica el lector común, que terminantemente te niega a gozar de sus obras. El segundo e infame repudio se lo aplica su propia realidad, que él no supo expresar, siendo copiador e imitador de los maestros. Pero el tercer repudio y puntapié, el más infamante de todos, le viene de parte del Arte, en el que quiso refugiarse, y el cual lo desprecia por incapaz e insuficiente. Y esto ya colma la medida del oprobio. Aquí comienza la completa orfandad. Esto ocasiona que el secundario se convierta en objeto de una burla general, bajo el fuego graneado del repudio. En verdad ¿qué se puede esperar de un hombre repudiado tres veces y cada vez con más oprobio? ¿Acaso un hombre así acabado no debería desaparecer, esconderse en alguna parte para que no se le viera? ¿Acaso la insuficiencia, desfilante en pleno día, ansiosa de honores, no debe provocar hipo al universo?
Pero antes contestadme si, según vuestra opinión, las peras de agua son mejores y más jugosas que las peras de tierra, o si más bien estáis inclinados a conceder la primacía a éstas sobre aquéllas. ¡Oprobio, oprobio, señores; oprobio, oprobio, oprobio! No, no soy filósofo ni teórico, no; yo hablo de vosotros, me refiero a vuestra vida; comprendedlo, a mí me duele sólo vuestra situación personal. No es posible deshacerse. Hay el nopodermiento de romper la placenta que une con el rechazo humano. El alma rechazada -la flor no olida-, los bombones que anhelaban gustar a alguien y no gustaron -la mujer desdeñada-, siempre me ocasionaban un dolor casi físico; no se soporta esa irrealización, y cuando encuentro en la calle a algún artista y veo que el vulgar repudio está en la base de su existencia, que cada gesto suyo, palabra, fe, entusiasmo, coma, ofensa, concepción e ilusión huelen al común, desagradable repudio, me avergüenzo. Y me avergüenzo no por tener compasión por él, sino porque convivo con él; y su quimera me hiere en mi dignidad humana. Creedme, urge reformar la actitud del escritor secundario, pues, sino, todo el mundo caerá en un malestar muy serio. Y hay que asombrarse de que personas dedicadas exprofeso al perfeccionamiento del estilo y, cabría suponer, sensibles a la forma permitan sin una protesta ser colocadas en una situación tan pretenciosa y falsa. ¿Acaso no comprenden que, justamente desde el punto de vista del estilo y la forma, no hay nada más funesto en sus efectos? Pues el que se encuentra en una situación artificial no puede emitir ni una palabra que no sea artificial, y todo lo que diga, haga o piense se dirigirá forzosamente contra él y en su perjuicio.
¿Cuál, entonces -preguntaréis-, debería ser la concepción nuestra para que podamos os por fin de modo más adecuado a nuestra realidad, más razonablemente y a la vez más soberano? Señores, no está dentro de vuestras posibilidades convertiros sin más, de hoy para mañana, en maduros vates; podéis, sin embargo, en cierta medida, sanear esos males y recuperar la soberanía perdida, alejándoos de aquel arte que os procura un cuculio tan molesto. Ante todo, romped de una vez con esa palabra: Arte, y también con esa otra: artista. Dejaos de hundiros en esas palabras que repetís con la monotonía de la eternidad. ¿No será cierto que cada uno es artista? ¿No será que la humanidad crea el Arte no sólo sobre el papel y la tela, sino en cada momento de la vida cotidiana? Cuando la doncella se pone una rosa, cuando en una charla amena se nos escapa un chiste jocoso, cuando alguien se confía al crepúsculo, todo eso no es otra cosa sino Arte. Para qué, entonces, esa división tremenda: Ah, yo soy artista, yo creo el Arte, si más conveniente sería decir, con sencillez: Yo, quizá, me ocupo del Arte un poco más que otras personas. Y, en segundo lugar ¿por qué ese culto, esa admiración para ese solo arte que se expresa en lo que llamamos “obras”? ¿De dónde sacasteis esa ingenuidad de que el hombre admira tanto las obras del Arte y nos desmayamos y morimos de pasmo escuchando una sinfonía de Beethoven? ¿Nunca os vino a la cabeza cuán impura, mezclada y agudamente inmadura es esta región de la cultura, región que queréis encerrar en vuestra fraseología simplista? El error que monótona y comúnmente cometéis consiste, sobre todo, en eso: que reducís el contacto del hombre con el Arte casi exclusivamente a la emoción estética, concibiendo a la vez ese contacto en un sentido demasiado particular y apartado, justamente como si cada uno conviviese con él en la soledad más absoluta, herméticamente aislado de los demás hombres. Pero, en realidad, aquí se efectúa una fusión de gran número de emociones diferentes, todavía multiplicadas por una fusión de muchos y diferentes hombres que mutuamente te influyen y sugestionan, induciéndose a estados de alma colectivos.
Así, cuando el pianista aporrea a Chopin sobre el estrado, decís: El encanto de la música de Chopin, en la congenial interpretación del gran pianista, arrastró y encantó a los oyentes. Mas posiblemente, y en realidad, casi ninguno de los oyentes quedó encantado. Es posible que, si ellos no hubiesen sabido que Chopin era un gran genio y aquel pianista un gran pianista, habrían recibido la cosa con menos encanto. También es posible que, si cada uno de ellos, pálido por el entusiasmo, aplaude, grita y se contorsiona, esto se deba a que los demás también aplauden y se contorsionan; porque cada uno cree que los demás experimentan un goce enorme, una conmoción supraterrestre, y por eso él también empieza a demostrar señales de goce; y de este modo puede ocurrir que en la sala nadie en absoluto sea encantado directa e inmediatamente y sin embargo, todos estén mostrando efectos de un excepcional encanto, pues cada uno se adapta a las manifestaciones y exteriorizaciones de su vecino. Y solamente cuando todos, en conjunto, se hayan excitado y obligado entre sí a los aplausos, gritos, rubores y elogios, sólo entonces digo, esas manifestaciones engendrarán en ellos el sentimiento de goce y admiración; porque debemos adaptar nuestros sentimientos a nuestras manifestaciones. Pero también es cierto que escuchando aquella música cumplimos algo como un acto religioso y ritual; y, así como participamos en la santa misa piadosamente postrados y arrodillados, del mismo modo participamos en un concierto de Chopin postrándonos ante el dios de lo bello; y en este caso nuestra admiración constituye sólo un acto de formal homenaje. ¿Quién, sin embargo, podría decir cuánto hay, en eso bello, de verdaderamente bello y cuánto de procesos histórico-sociológicos? Bah, bah

grosa mu estra

Nuestra
CheLa
Muestra
5000m2
instalaciones/proyecciones/ayer
y lo que vendrá
muchas gracias Fabian
y demás
escrito hace


sobre lo instalativo

Mi dispositivo peine film emplazado a una performática muestra en CheLa
dentro de una ma´quinoa traductora de peines, me imagino el interior de un velero
un lotus 7, auto de madera para dos usuarios: uno maneja el control remoto y el otro indexa con un microscopio electrónico un mapa del imposible recorrido por el laberinto cerrado del disco versatil digital. La muestra tiene lugar el viernes 26 de nov o el sáb 27. Si llueve el sábado 27 se pasa para el día a viernes 26...
el domingo utilizamos la maquina de peines como maquina del tiempo
porque si hay algo que viaja más rápido que la luz es nuestra conexión neuronal
las ideas aparecen, desaparecen...
Mientras que las estructuras significantes preexisten a la expresión verbal, no preexisten a mí pelicula: dependen de lo recuperado en la muestra y por ello no podría emplazarse este dispositivo al hogar de cada uno. Claro que el contexto determina, pues, el sentido de la imagen, metonímicamente respecto al texto global (oh las partes querido witold gombrowicz y otra vez tu acertado parecer en el prólogo del cuento Filifor, forrado de niño, dentro de la novela Ferdydurke)
Derrida: aunque el significado sea unívoco, su valor performativo sería diferente
De igual manera que las imagenes poeticas, que no suponen ninguna regla a priori, las imagenes del lenguaje fílmico pertenecen a un sistema libre, incesantemente diferenciado, que crea sus propias significaciones a la medida de cada film y no a partir de significantes previamente definidos, codificados de forma cerrada (como pretende hollywood al imponerse como centro de poder)
Tomando del libro de Santiago Vila: "toda significación artística se produce entre un sistema de significación propio y un proceso social que no se agota en él, de modo que en el texto concreto -en cuanto artístico- se experimenta el caracteristico deslizamineto entre la polisemia de lo imaginario y el sentido unívoco de lo simbólico para una cultura histórica determinada."
Entonces qué se instala en esta recuperación o intento de traducir lo no heredado, lo que devino a peine, la cultura otra, nuestra identidad y lo que se espèra de nosotros... al apropiarnos del lenguaje, del espacio, de nuestra propia voluntad... qué quiere decirnos Bergson con que la percepción dispone del espacio en la exacta proporción en que la acción dispone del tiempo
de eso va la muestra interactiva, performática. Entiendo de hacer del espacio otra cosa para que algo le pase al cuerpo. Es decir de un galpón de una ex fabrica de admiento que contamina los pulmones, instalar una máquina imposible, patafísica que te aventure a una introspección. Advertencia: Ponerse el cinturón de seguridad aunque el auto no encienda nunca el motor:
  1. a idea para la muestra en el CheLa, la máquina de los peines es una revisiòn polaca de la máquina de hacer pastas y toda esta lista de blog´s irresponsables coordinados por:
+ el blog de interactuandoconmigo sería el nro 15 intersubjetivamente bla
sobre la instalación: interactuar con el material audiovisual
intervenir el espacio con música y demás artes preferentemente polacas,
dado que seguir viviendo de otra manera en este presente mundo globalizado
ha de ser una obra maestra
  • prograganda vegana, pránica nadaista.
    (futuro blogspot de cómo resultó la entrega del vier 26 o sáb. 27
    de nov en Polonia sede Parque Patricios)
Nicolas Urquiza, responsable de como emplazar este dispositivo peine film a una
muestra performática (parte 16 de 10) dixit

a modo de mapeo

ENLACE: investigando en HTML5 SOBRE LO INTERACTIVO.COM

PARA LA LECTURA SELECCIONAR EL ESPACIO "EN NEGRO" CON EL MOUSSE:

si, ahora nos comunicamos más pero parece q nos entendemos menos, Empecé a redactar alguito tipo ficticia teoría :

el problema de diseño parece ramificarse rizomaticamente en los quehaceres de la vida diaria, la industria, el audiovisual, la arquitectura. En el cine sino es redituable económicamente, el material fílmico deviene en peine, se utiliza el celuloide como materia prima para fabricar peines. (ir al enlace)

Definiendo en el tiempo qué es un problema, es decir si tiene/no tiene solución; entiendase el tiempo cómo lo Abierto según Henri Bergson, donde el pasado es infinito y el todo no está dado ni puede darse. Entonces esta actividad diseñadora ha de moverse en el entre de : no tiene/ si tienen solución, en ambos extremos deja de ser un problema. En este entre conservamos el si-no/ no-si a la vez (heurísticamente en simultaneo) que eliminamos porque ya no se trata de los extremos de si/no, no/si pero trascendiendo esta polaridad en la instancia superadora que Hegel reconoce como la dialéctica (el infinito), dialogar con el material, los usuarios, entre diseñadores y sobre qué estrategia a seguir, defendiendo qué intereses, más a favor del individuo concreto o hacia el abstracto triunfo de la sociedad y sus premios, legitimando la ideología del poder. Qué se entiende por individuo, indivisible ser distinto a una (la) cosa en sus tres categorías. cosa a) objeto; b) la cosa que es en sí y para sí -evolución creadora llamese naturaleza, impulso vital, conciencia de algo superior, poder del vacío-; c) la cosa como indefinida situación energética anterior al sentido común imperante en un contexto dado - cuando digo la Cosa está mala/buena, regular/jodida- En el texto fílmico Wittgenstein de Derek Jarman, observamos al protagonista reflexionar sobre las limitaciones del lenguaje, a la vez que nos contiene y nos permite expresarnos, el mundo terminaría donde ya no puede ser nombrado, Jung revaloriza los símbolos porque no agotan la Cosa, sino que nombran pero sin matar la cosa como lo hace la palabra según Heiddeger, Bueno aki se me hace un enchastre que ya solucionaré en las futuras correcciones y re lecturas para volver al rol del diseñador, ser conciente de las muertes que carga el material con el que se trabaja, en este caso, esta computadora, cómo se armó, sus piezas, fabricación, explotación de la mano de obra, muerte de sindicalistas, accidentes, contaminación del medio ambiente (antes redacté esto en birome y papel, utilizo plástico que se extrae del petróleo y quimicos para blanquear la celulosa, matando la tierra, el aire, el agua. No creo en eso que nada muere, todo se transforma porque cuando una especie animal, vegetal o la materia prima, ej el petróleo, desaparecen no deviene en otra cosa, deja de existir, como la vida humana de algún desconocido en toda esta cadena de producción, digo desconocido porque siempre se mueren los otros. Aquí podría arengar a recuperar la utopía de un mundo de juegos creativos, pasada la moda del suicidio para librarnos de todos los boludos, propongo jugar aleatoriamente a: lo que de niños nos sale de manera más espontánea: imitar, Mimesis; b) competencia desobligada donde se cumpla la única regla del GANAR-GANAR, es decir que para que uno gane todos los demás deben ganar. No es la pirinola todos toman, es una estrategia de acción holística y cuando todos ganan se grita Eureka, tá (n)(m) bien, descubrimos, inventamos una manera de reconciliar intereses opuestos de esta lucha de clases, ponele; c) otro juego adrenalínico, cóctel de sensaciones es el illinx, no importa si estoy soñando o pensando lo imposible, legitimando lo ya sabido o enamorado con todos mis sentidos. Se intensifica la emoción con la lluvia, THC -los cogollos Gonzalez-, el sí que vale más que mil palabras.

bueno ya seguiré con esta estrepitosa redacción. Y creando otros juegos, "mis juegos prohibidos" la novela

lenguaje convenciones problemas

percepciones sentidos preguntas y respuestas

sustento económico prácticas filosofía debida

advertencia: influenciar o conc¡vencer es hacer propaganda

10 inicios distintos, el mismo menú se lupea hasta 10 veces, el usuario no sabe que en cada loop las dos opciones de iniciar recorrido o visitar la máquina de los peines irán cambiando en cada "repetición" luego de estas 10, el dvd correrá automáticamente...

posibles videitos a visitar de forma casi aleatoria
n i c o e s t á d u d a ndo video
sobre el formato DISCO VERSÁTIL DIGITAL COMO SOPORTE DONDE EMPLAZAR EL DISPOSITIVO PEINE porque los dvd´s se fabrican en China y no me convence vender ESTOS plásticos contaminantes.
La web es COMPLICADA PARA PROPONER EL RECORRIDO DE LOS PEINES además que me cuelgo a investigar cuanto soft nuevo hay: mash up´s, java para producir aleatoriedad, HTML5
proliferante de muchísimas cosas. Probar con la web-cam posibles simulaciones para que el usuario coloque un peine delante de la camarita y se dispare algún videito.
Pero en un principio se me ocurrio que en el dvd haya un archivo executable que se conecte a web y tire data desde mi pág... es posible. Cómo también que el DVD en un momento del recorrido se dispare aleatoriamente a otra ruta. (en caso que no haya acceso a internet) Los mash up me fascinan por la combinatoria de información, lo realizaría por frame en vez de bloques, por ahora no lo sé usar on line pero sí el concepto para mezclar distintas piezas de Federico "Raye" en un solo peine. Una brújula que detecte si el peine contiene celuloide con algún film escondido. aGRAGAR UN MINI MAPA DE la situación dentro del laberinto...

imag.En peine recuperado


si Valle
este lunes 14 hs presentación de peine
encontrado en refugio de alta montaña
perteneciente al Siempre Pelado Monasterio

nos vimos

3er Statement + reflexivo de brazos


Explicaciones ¿para qué? Los amigos no las necesitan…

y tus amigos jamás las creerían.

Porque siempre que hay creación

hay alegría

el Triunfo o la mayor y más Retorcida derrota chocan

cuando lo que es

y lo que podría llegar a Ser(lo)

se encuentran en la misma actitud

“Conducción según (lo que) me venga en gana,

Total soy mujer y hago lo que del coño me salga”

El tiempo como convención otra a: “consecuencias de fenómenos naturales dado en un ligar dado” (Gurdjieff), por LA ACCIÓN SIEMPRE DISPONE DEL TIEMPO (henri bergson) y nunca al revés, ir pa lo conocido e inculcado limitando la percepción una y otra vez.

Quien elige según su necesidad, su voluntad

Administra sus acciones como mejor le parece

Capaz de hacerse cargo de eso que viene después del futuro,

El momento anterior al sentido común.

Para que no triunfe la forma (situaciones, percepción impuesta, lo establecido, lo que es en sí y para sí, cualquier partido político), es menester la atención otra, la iluminación o nirvana-éxtasis-liberación o acceder al cabal conocimiento del Sí mismo que no está dado ni puede darse. ¿Quién soy? ¿qué quiero? ¿qué es la libertad?

“Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando todos la pierden y te culpan por ello – Si confías en ti cuando los otros desconfían y les das la razón – Si puedes esperar sin cansarte, sino mientes cuando te vienen con mentiras ni odias a los que te odian y aún así, no te la das de santo ni de sabio; si sueñas, sin llegar a ser esclavo de tus sueños; si piensas, pero no te conformas con pensar; si te enfrentas al Triunfo o al Desastre y das el mismo trato a esos dos impostores; si soportas que tuerzan tus palabras para embaucar con ella a los tontos; si se rompen las cosas a la que has dedicado tu existencia y te agachas a rehacerlas; si juntas tus ganancias para jugártelas a cara o cruz, y pierdes, y vuelves a empezar de nuevo, una vez más sin mencionar siquiera lo perdido; y si tu corazón, tus músculos, tus nervios cumplen incluso cuando ya no son lo que eran y resistes cuando ya no te queda sino la voluntad de resistir; si hablas con multitudes sin perder la honradez y paseas con reyes sin perder la humildad: si no pueden hacerte daño tus enemigos – tampoco tus amig@s – y tó el mundo cuenta contigo no en exceso, si la ACCIÓN dispone del tiempo y nunca al revés,

La tierra y cuanto en ella existe (oh! es capaz de existir) es para ti

y tu propia voluntad, dado que eres, ya ha sucedido, lo que se entiende un hombre otro

el otro soy yo

EL YO ES SIEMPRE OTRO

Rabbindranath Tagore intervenido por Nicolás Urquiza, polaco por opción.

Por favor no utilizar papel del que se matan árboles y ríos y gente explotada y contaminada, el papel dinero, el papel de identidad, el papel de impresión y en lo posible tampoco los derivados del petróleo, los plásticos, etc. Me gustaría comercializar mis dibujos y canciones pero no para lavar el dinero de las armas y demás drogas. Estais con la cabeza lavada para matar a otro, además de obligado a trabajar para otro que sentado en el culo nada más, te ve trabajar y se llena de dinero. El dinero es de la casa de la moneda, sus dueños son unos pocos que te lo alquilan haciéndote creer que te lo habeis ganado con el esfuerzo que pusiste a través del trabajo, pero nunca os alcanza porque los precios de las cosas aumentan, esa inflación es el alquiler por utilizar lo que no podría perteneceros nunca llegareis a ser dueños de la casa de la moneda para imponer un ejército que controle que eso tiene algún valor. El ejército de ocupación de hoy en día se llama policía y lo único que hace es asegurarse de que produzcan, consuman y vuelvan a producir, que nadie falte al trabajo ni a ninguna ley, pues si no hay trabajo mucho mejor porque así la minoría que posea uno se alegre cobrando cada vez menos a la vez que se evaporan los beneficios ganados en las acciones de los pueblos hacia la libertad. El pacto del euro a quién creéis que beneficia. Los ciudadan@s que esten hartos de dejarse estafar están en la puta calle. Este 19 de Junio vayamos a acompañarlos, no están solos. Aún crees que no puedes hacer nada, la conciencia deja de sentirse indignada y activa tu cuerpo a ser algo más que el simple engranaje de la sociedad perfecta que nos han vendido y, orgullosos consumidores de cultura, la consumimos ya masticada por los que saben ¿quién sabe? La dialéctica es lo infinito, lo que yo sé y tú no y lo que tú sabes y yo no, todavía. Buen viaje Re evolución de cada mundo que habita en este Spanistain Mundial.

“Ocurre en los países más lejanos Me indigno cuando hay,

Ocurre en los países más lejanos me indigno cuando no,

Ocurre acá no para de pasar” me indigno cuando hay

Indignación, acá en La Puebla

Porque en algún lugar habrá de estar y de alguna manera sentirse, no soy mis pensamientos ni mis sentimientos, puedo identificarlos y mi voz es extraña a mi organismo; la emoción mide los momentos y la maquinoa cuantificadota de acciones el tiempo. Lo Abierto. Lo colectivo y lo inconciente evoluciona creativamente. Conocer por sí mismo implica este riesgo: probar con lo que no existe todavía. La patafísica estudia las excepciones, dado que la física sólo se limita a esas excepciones que excepcionalmente se repiten dentro del marco cartesiano y hasta post newtoniano. Pero lo que está alrededor y después de la física propone soluciones imaginarias a todos estos problemas y otros no filosóficos, dado que Wittgestein dice que sólo son juegos del lenguaje. Por poner un simple ejemplo de cuando era niño y me rompía con alguna solución a lo que estaba primero, si el huevo o la gallina. /Anrí Begrgsóon/ en “Materia y Memoria” me invitó a mirar el asunto a través del infinito pasado: el pasado es infinito. Só, las teorias del Big Bang Bang Pum! Se me hicieron mapas sostenidos por cuatro elefantes y si me iba hasta el horizonte el cuadrante recorrido por un segundero sería colapsado por los agujeros negros y la posmodernidad solo defendía tardiamente las propuestas burguesas porque de algo hay que vivir: el capitalismo es el único capaz de salvarte del propio capitalismo. A la puta mierda madre y anterior. Que si revienta el mundo quedarían bacterias y la vida ¿comenzaría de nuevo? Y mañana no sé. Tampoco creo que haya una solución acá y ya mismo para estas intrigas de un sistema de más de trescientos años; ya antes de afianzarse el capitalismo, los reinos ingleses quitaban tierras a la Iglesia para ponerlas a producir y encerraban a los vagos o desocupados. Como la invasión a Tibet es poner a laburar a ese sector ocioso y poco consumista, a las fábricas MADE IN CHINA. La invención de la razón de cómo no aprovechar todo al máximo posible y querer vivir para eso, dá otra imagen poco tagoriana y polaca al asunto del Otro. Foucault y su investigación del panoptismo, en “vigilar y castigar”. “La rebelión en la granja” Orwell, G. Las advertencias de Mark Twain, quién quiera encontrar alguna Moral en este escrito será perseguido por la conciencia impostora, incapaz de hacer nada con eso que hacen e hicieron de Vos. Aquel que se identifique empáticamente con lo expresado será encarcelado por la percepción como único obstáculo de la libertad y será libre aunque no quiera. Y Ud. amig@ mío si aún está motivado se ha convertido en un fúsil alado capaz de contagiar y de cuidar un poco más este universo compartido entre los que están por llegar y los que se han ido en paz.

3er ppio, TERCERA DECLARACION¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ ¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ ¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ ¨¨¨¨¨¨ ¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ ¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ ¨¨¨¨_ _____________________♣_“el opaco espectro de nuestro resplandeciente futuro”

Somos


1. He aquí cómo hacerlo funcionar: los menues se desplazan .

2. el programa DVD Architect 4.5 me permite unas capas a modo de hacerse visible en la scanneada o con el mando/control remoto

3. el keygen del sentido en un disfrute del recorrido .

4. DVD darle ON al palindrome

5. rizomattica propuesta de montaje

6. tambien autenticación de imagen del arbol plagado de plastic discs y con 30 camaras rodeandolo la instantanea de un mismo momento desde distintos puntos de vista (si: la matrix pero onda el

Fragmento de "Eadweard Muybridge, Zoopraxographer" (1974)

dirigida por Thom Andersen]

En la secuencia se muestra el diseño de la planta utilizada por Muybridge en la generación de estas imágenes tomadas en el año ¡1885!)
.

Aún no consigo tantas camaras pero estaría preciosista de mi lado los rayos del sol y las ramas secas y los dvd en still frame pero recorriendolo a modo espiralado, sensación de tiempo disfrute aunque me quede una publicidad para una marca de dvd, si total el que se enriquece con este trabajo es el que vende los dvd:ppal China, en Paraguay hay quienes hacen cajitas)


Eso no es todo! porque la vida, la naturaleza el impulso vital busca lo otro que Funciona como

(arch5)

.com

las cosas que me rodean se transforman constantementes depende de la atencion que les quite, como la memoria triunfa olvidando todo lo demas que no percibo en ese instante, recuerdos/experiencias que se actualizan para lograr percibir algo y no mas bien nada...,

las ganas conque quiero que algo pase distinto, la alegria de crear, de traer de lo otro que aun no existe

de trabajar/jugar sin poder dormir porque no veo la diferencia, la magia del cerebro que incapaz de distinguir lo real de lo simbolico

conviene cultural

convive con la intuición que si hace tal distincion pero no va a apelar al intelecto y menos la racional logico utilitario, ¿para qué?


que es la percepcion

En que consiste el acto de percibir

Ocupo un espacio con el resto de las demas imagenes

en mi cerebro no hay imagenes, como tampoco corre tinta por los cables RCA

las señales eléctricas excitadas por la voluntad de querer ser excitado por algo

la química de este mensaje es proporcional a la alegria de apropiarme de una lengua

de esa voz ajena que resuena para decir sin resolver, solo contarte lo que me gusta, no para ser común, sino solo por hacerlo

común unidad

comunica acción

este mosaico criollo bien lo podría haber escrito Serio Quatraro, devolviendo el saludo del Sr de los pEines

CON BIBLIOGRAFÍA:

henri bergson "materia y memoria" ensayo sobre la relación del cuerpo con el espíritu, Ed. Cactus 2006, 1ra Edición, Bs As

Carl G. Jung "el hombre y sus símbolos", Caralt Buc, 4ta edición, diciembre 1984, Barcelona

François Truffaut "el cine según Hitchcock", Alianza Editorial, 1974, Madrid


filmografía:

"Semáforo/NOWA KSIĄŻKA" de Zbigniew Rybczyński 1975 /ribchinski/

"fútbol de viejas" videitos en youtube por Luis ezequiel & nicolás Urquiza

"fast film" de Virgil Widrich Austria/Luxembourg 2003, 14 min.
35 mm, color, 1:1,66, Dolby Digital

http://www.widrichfilm.com/fastfilm/main_en.html

tambien del mismo realizador : “Copy Shop”

La filmografía de FEDERICO VALLE facilitada, compilada y poseedora de los derechos del dvd, Carolina Cappa

y un posible Guión para los menúes






Enlaces Peines (menos puto Zona deputifik)

  • declaración: p q v s c , s i y t l q p a s a p m d , p y p .
  • puto: persona que vendió su cuerpo, sus ideas y todo lo que percibe a su alrededor por más dinero, prestigio y poder. Una puta es ofrecida por la trata de personas con fines de lucro obligada a prestar servicios sexuales, más menos estimulantes pero un puto firma su declaración de putez al saberse tan importante, imprescindible y facho imperialista sin posibilidad de dialogo, mediación o negociación de ningún tipo (que no sea dinero, plata, guita) Vive creyendo que existe una matriz donde el todo puede ser medido y calculado en valores monetarios; bastante garca esta concepción de la vida donde es solo el acumular riquezas para la vejez-confort mientras que a otros les tiene que ir mal. Por eso, este espacio web deputificador. Si conoces a alguien así invitalo a esta zona deputificadora para que lo deputifiquemos empezando por el propio autor (ver epìstemología de esta palabra)


  • 2do statement referencia

  • Para visitar la máquina de los peines cliquee

  • Si tiene intenciones de empaparse de Lo Polaco ya sabe al unísono con nadaísta + erroristas + (en construcción) editando intervenciones polakas
para hacerle frente al León de la MGM sugiero la lectura de este otro enlace